César Carballo, doctor adjunto a las urgencias del Hospital Ramón y Cajal de Madrid, presenta un dispositivo para evitar el contacto con una superficie potencialmente contaminada

Enlace al artículo de Diario Sur